SALUD DE LA MUJER

Posted on by

1. Fecundidad y Planificación Familiar
2. Mortalidad materna y atención del embarazo, parto y puerperio
3. Salud reproductiva en adolescentes y educación sexual
4. Violencia intrafamiliar
5. Cáncer del cuello uterino

1. Fecundidad y Planificación Familiar

Desde los ańos 70 la fecundidad ha venido disminuyendo en forma apreciable como resultado de la concentración de la población en áreas urbanas, la mejora de los niveles educativos, y la difusión de información y oferta de anticonceptivos. Según la ENDSA 94, la fecundidad descendió en 26 por ciento en los últimos 5 a¤os. Según los niveles actuales de reproducción, las mujeres tendrían 4.8 hijos en promedio durante toda su vida fértil, en comparación con 6.5 a principios de los a¤os 70. Existen, sin embargo, notables diferencias por nivel de educación y sitio de residencia. Las mujeres con nivel medio de instrucción o mas tendrían un poco menos de 3 hijos en contraste con 6 a 7 hijos entre las mujeres sin instrucción. En el área rural las mujeres tendrían en promedio 2.5 hijos mas que en el área urbana.

Dentro de las regiones existen diferencias de un hijo entre departamentos. Con los niveles actuales de fecundidad, las mujeres de Potosí terminarían con un hijo mas que las de Oruro; las de Chuquisaca tendrían un hijo mas que las de Tarija; y las de Beni/Pando un hijo mas que las de Santa Cruz.

La ENDSA 94, recolecto información sobre diversos factores determinantes de los niveles y tendencias de la fecundidad en Bolivia. El 62 por ciento de las mujeres de 15 a 49 a¤os vive en unión conyugal y de estas cuatro quintas partes están casadas, el matrimonio es la forma mas común de iniciar una vida en pareja. Solo entre las adolescentes se encuentra una mayor proporción de mujeres en uniones consensuales o connivencias.

La edad a la que se inicia la vida reproductiva se ha mantenido invariable en los últimos 20 ańos. La mitad de las mujeres tienen su primer hijo antes de cumplir 22 a¤os, aunque en ciertos grupos sociales se observa una tendencia a retrasar la iniciación. La mitad de las mujeres reinician su vida sexual luego de 2 meses del nacimiento de un hijo. La amenorrea postparto dura en promedio 11 meses y las mujeres se mantiene en abstinencia sexual por casi 6 meses en promedio. El período de insusceptibilidad al riesgo de un nuevo embarazo se estima en alrededor de 13 meses en promedio. En cuanto a preferencias reproductivas, las mujeres bolivianas consideran que el numero ideal de hijos debe estar entre 2 y 3 (2.5 en promedio) en comparación con una tasa de fecundidad real de 4.8. Entre 1989 y 1994, el porcentaje de mujeres que consideran 2 hijos como el numero ideal paso del 38 al 41 por ciento. El deseo por la familia peque¤a es generalizado en Bolivia y solo llega a los tres hijos entre las mujeres residentes en los departamentos del Llano.

El análisis de la información relacionada con los nacimientos en los tres a¤os que precedieron la ENDSA 94 revelan que una alta proporción de ellos (35 por ciento) no fueron deseados, lo cual se traduce en mas de un cuarto de millón de ni¤os durante el período.

Otra proporción considerable de nacimientos (19 por ciento) fueron deseados pero mas tarde. Si las parejas hubieran tenido solo los hijos que deseaban, la Tasa Global de Fecundidad en Bolivia se habría reducido en 44 por ciento a 2.7 hijos por mujer en lugar de 4.8. Las reducciones mas notables ocurrirían entre las mujeres sin instrucción, de 6.5 a 3.3 hijos.

En relación a la Planificación Familiar, la ENDSA 94 ha revelado que el conocimiento de métodos anticonceptivos en Bolivia todavía no es tan generalizado como en otros países de América Latina, si bien ha mejorado notablemente. Tres de cada cuatro mujeres han oído hablar de métodos modernos de fecundidad en comparación con dos de cada tres en 1989. En 1994 una mayor proporción de mujeres declaro conocer la píldora y el dispositivo intrauterino (DIU), 64 por ciento en comparación con 54 por ciento del estudio anterior. El conocimiento de la esterilización sigue en los niveles de 1989 (54 por ciento), pero el condón es ahora conocido por la mitad de las mujeres en unión, en comparación con el 29 por ciento en 1989.

En 1994 el 45 por ciento de las mujeres unidas manifestó estar usando algún método. Este nivel de uso representa un aumento importante en comparación con los niveles observados en encuestas anteriores: 24 por ciento en 1983 y 30 por ciento en 1989. Si bien el mayor aumento se registro en el uso de métodos modernos al pasar del 12 al 18 por ciento (un aumento de mas de un punto porcentual por a¤o), también el uso del ritmo aumento de forma considerable (del 16 al 22 por ciento). El aumento mas notable en los métodos modernos ocurrió en el uso del dispositivo intrauterino el cual representa ahora casi la mitad del uso de métodos modernos en Bolivia. La abstinencia periódica, sigue siendo el método mas utilizado (el 22 por ciento de las mujeres unidas). Sin embargo, una de cada cuatro usuarias del ritmo desconoce en que momento del ciclo menstrual son mayores los riesgos de embarazo.

La mayor prevalencia de uso de métodos se encuentra entre las mujeres de mayor nivel de instrucción y las residentes en las áreas urbanas; y al nivel departamental en Tarija y en Santa Cruz donde alrededor del 55 por ciento de las mujeres usan métodos, de los cuales el 60 por ciento son métodos modernos.

Una proporción importante de métodos anticonceptivos (tres cuartas partes) se utiliza con fines de limitar la descendencia y una cuarta parte para espaciar la concepción de los hijos. Dado este patrón de preferencias reproductivas en Bolivia hacia la limitación del tama¤o de la familia, es de esperarse que continué el notable incremento en el uso de anticonceptivos modernos, siempre que exista accesibilidad a los mismos. El 50 por ciento de las mujeres en unión y que no practican la anticoncepción manifestaron su intención de hacerlo en el futuro, en una gran proporción (43 por ciento) en los próximos 12 meses y el DIU, el método mas popular, fue mencionado por el 22 por ciento de las mujeres.

Otro aspecto importante para la Salud Reproductiva es que el 24 por ciento (1 de cada 4) de las mujeres bolivianas en unión conyugal tienen necesidad insatisfecha de Planificación familiar. Para casi 3 de cada 4 de estas mujeres la necesidad seria con el fin de limitar la familia, lo cual es consistente con los altos niveles de no deseo de mas hijos de la población boliviana. A nivel de departamento, los mayores niveles de necesidad insatisfecha se encuentran en Chuquisaca, Cochabamba y Oruro (alrededor de 30 por ciento) y los menores en Santa Cruz y Tarija (18 por ciento).

2. Mortalidad materna y atención del embarazo, parto y puerperio

En el estudio de la ENDSA/94 sobre los niveles de mortalidad materna en Bolivia, los resultados indican que el promedio nacional prácticamente se mantuvo constante. De 416 muertes por 100.000 nacidos vivos en el período 1984-1989 a 390 para el período 1989-1994. La mortalidad materna sigue siendo una de las mas altas en América Latina.

Los diferenciales por lugar de residencia son notables. En los últimos cinco a¤os en la región del Altiplano se estimo en 602 las muertes por causa materna por cien mil nacidos vivos, mas del doble que en el Valle (293 muertes) y casi seis veces mayor que en el Llano (110 muertes).

En el área rural del Altiplano la Mortalidad Materna llega a 887 muertes por 100.000 nacidos vivos. En todo el país lamuerte materna en área urbana es de 274 y en el área rural asciende a 524 por 100.000 nacidos vivos.

En todo el territorio del país existen grupos de población de elevado riesgo biológico y social, principalmente en áreas periurbanas de migracion y en pueblos originarios dispersos a lo que se agrega grandes disparidades en calidad, acceso y utilización de los servicios formales de salud, en las diferentes localidades y grupos poblacionales. Los esfuerzos de focalizacion de programassanitarios hacia áreas geográficas y sectores depoblacióndeclarados prioritarios, aun enfrentan serias limitaciones.

El cuidado prenatal por profesionales de la salud (médicos, enfermeras, auxiliares de enfermería) es apenas asequible a la mitad de las gestantes. El 47 por ciento no reciben atención prenatal alguna. Solamente el 40 por ciento de las mujeres recibieron la vacuna antitetanica y apenas el 60 por ciento en los departamentos de mayor cobertura, los del Llano. Esta situación cobra mayor gravedad cuando se observa que todavía en Bolivia una alta proporción de nacimiento (57 por ciento) son domiciliarios y que el 40 por ciento de ellos tiene lugar sin atención profesional, siendo asistidos por familiares y amigos.
Además de situaciones socio-económico-culturales y de discriminaciones, el escaso y deficiente control prenatal, así como los embarazos en situaciones de riesgo, hacen que las complicaciones relacionadas al embarazo, el parto y el puerperio, incluyendo el aborto, sigan contribuyendo a la elevada mortalidad materna, cuya disminución acelerada constituye una prioridad declarada en el mas alto nivel político del país. Las causas de las muertes maternas son, el orden de importancia, las hemorragias, la hipertensión inducida por el embarazo, las infecciones y el parto obstruido. Entre estas causas, el aborto tiene un peso estimado de 27 a 35 por ciento.

3. Salud reproductiva en adolescentes y educación sexual

La alta fecundidad de mujeres adolescentes refleja una situación preocupante en el país. La primera causa para las consultas de mujeres adolescentes en los consultorios externos son condiciones relacionadas con el embarazo. El 18 por ciento de las mujeres entre 15 y 19 a¤os de edad ya ha tenido un hijo o esta embarazada por primera vez. La edad mediana de las mujeres en el momento de su primer parto es 21.2 anos. A los 19 a¤os de edad, cuatro de cada diez mujeres adolescentes son madres (37%). Entre las que viven en los departamentos de Beni y Pando del Oriente Boliviano o las que no tienen instrucción, los porcentajes alcanzan el 40 por ciento, es decir mas que tres veces mayor a los niveles encontrados en otros grupos de adolescentes. Además, a los 19 a¤os de edad ya existe un 9 por ciento de jóvenes con dos o mas hijos.

Mientras que la tasa de fecundidad por edades disminuyo durante los últimos treinta ańos, en casi todos los grupos etareos, en el grupo de 15 a 19 ańos se mantuvo sin variación, por lo cual incrementa el peso relativo a la fecundidad general del país. Se estima que, para el a¤o 2000, el trece por ciento de los nacimientos ocurrirá en adolescentes. Existe la tendencia a uniones en la temprana adolescencia (el 2.7 por ciento de las uniones se produce antes de los quince a¤os); al inicio de las relaciones sexuales que ocurren antes de los 18 a¤os en un 84 por ciento en las zonas urbanas y en un 91 por ciento en las zonas rurales; y al bajo nivel de conocimiento de los métodos anticonceptivos así como el bajo nivel de su uso entre mujeres adolescentes (5.7%).

Uno de los problemas expresados en numerosos estudios por los y las jóvenes y adolescentes, es la necesidad que sienten de una mejor educación sexual dado sus escasos conocimientos sobre sexualidad, salud sexual y reproductiva. Los embarazos en adolescentes forman parte del patrón sociocultural en algunas regiones y grupos sociales. Sin embargo, ocurren muchos embarazos nos deseados, los que frecuentemente dan lugar al aborto en condiciones inadecuadas para la salud. La atención a la salud de las y los adolescentes, es muy incipiente, insuficiente y muy precaria, principalmente, en aspectos relacionados a la salud sexual y reproductiva. Programas pilotos para las y los adolescentes, recientemente iniciados y la reciente Encuesta de Juventud, con énfasis en aspectos de la salud sexual y reproductiva, contribuirán a una mejor y mayor atención en esta área.

El desarrollo de estrategias pedagógicas en Educación en Población y en Sexualidad, incorporadas al proceso de la Reforma Educativa, pretende la satisfacción de necesidades básicas de aprendizaje con la incorporación de la educación sexual como una competencia transversal en el curriculum escolar. Es prioridad acelerar la aplicación y reforzar este proceso con la profundizacion conceptual y una revisión rigurosa de contenidos, imágenes y textos. Se ha iniciado el proceso de capacitación a asesores pedagógicos, docentes de escuelas normales y maestros de primaria y secundaria, para una adecuada formulacion y aplicación de los curricula en transformación.

En Bolivia, son muy comunes los estereotipos del varón machista y de la mujer tolerante, pasiva y abnegada. Estas actitudes y valores pueden ser transformados por los procesos educativos y la incorporación del enfoque de genero en programas de desarrollo.

En el país, la extendida identificación de las mujeres con el rol de la maternidad, dificulta una identidad de genero mas balanceada que recoja sus capacidades y aspiraciones políticas, económicas, sociales y culturales. La socialización de nińas y nińos, por los códigos Morales y socioculturales vigentes, implica una limitación de las posibilidades de equidad e igualdad entre los géneros y da continuidad al rol determinante de los hombre en cuanto a la sexualidad y fecundidad de las mujeres, incluyendo el uso de métodos anticonceptivos. Todavía muchos hombres tienden a no asumir las responsabilidades en su comportamiento sexual y reproductivo y no participan activamente en la Planificación familiar, la prevención de ETS y el VIH/SIDA, la crianza de los hijos ni en las labores domésticas.

4. Violencia intrafamiliar

La violencia intrafamiliar es un problema que repercute en la salud, la supervivencia y autoestima de las ni¤as, ni¤os y mujeres adultas. En las cuatro principales ciudades de Bolivia en un a¤o(1992-1993) se registraron 21.500 denuncias de violencia contra las mujeres, de las cuales 73 por ciento fueron de violencia doméstica. En casi todos los casos de violencia doméstica, el agresor fue el hombre (ex)pareja de la mujer. Del total de las denuncias, el 48 por ciento era por violencia física, el 42 por ciento por violencia psicológica y otras formas de violencia y el 10 por ciento por violencia sexual. En respuesta a esta problematica, la Subsecretaria de Asuntos de Genero ejecuta desde 1994 el Plan Nacional de Prevención y Erradicación de la Violencia contra la Mujer. Se elaboro la Ley contra la Violencia en la Familia o Doméstica, aprobada por el Congreso Nacional en diciembre de 1995. Por otra parte, se puso en funcionamiento una red de Sistemas Legales Integrales y Brigadas de Protección a la Familia y se llevaron a cabo investigaciones al respecto, en las ciudades principales del país.

5. Cáncer del cuello uterino

El Cáncer de cuello uterino en Bolivia es un problema de salud que tiene una de las mas altas incidencias de la región. El Registro de Cáncer de La Paz, estableció una tasa de 154 por 100.000 mujeres de 35 a 64 a¤os de edad para el a¤o 1989, estimándose que cada a¤o hay alrededor de 1.500 casos nuevos. La detección precoz de Cáncer cervico uterino forma parte de las actividades de Salud Publica.