Vida en la Altura

Posted on by

EL AMBIENTE DE LA ALTURA

Dra. Mercedes Villena Cabrera
Docente Investigador
Instituto Boliviano de Biología de Altura – IBBA

Las primeras descripciones de las molestias encontradas por el hombre en la altura y su relación con la elevación terrestre son las del Padre José de Acosta que acompañaba a los soldados españoles durante la conquista de América. José de Acosta describió el Mal Agudo de las Montañas, en su libro Historia Natural y Moral de las Indias (1590), ralatando que a esas alturas el “aire era delicado y sutil“ y no se ajustaba al requerimiento del hombre que lo necesitaba “mas grueso y mas atemperado“.

Este famoso mal, designado con muchos nombres, es conocido en los Andes como mal de puna, mal de altura o soroche.

La altura se define como una condición de medio ambiente que se caracteriza fundamentalmente por una disminución de la presión de oxígeno en el aire ambiente. Esta disminución de la presión de oxígeno es proporcional a la altura, es decir que cuanto mayor sea la altura, la presión de oxígeno será menor.

Junto a la disminución de la presión de oxígeno en el aire ambiente, se deben también tomar en cuenta otros elementos físicos que caracterizan a la altura. Entre ellos la menor densidad del aire, la temperatura ambiental, al respecto se conoce que, especialmente en el invierno, las variaciones de temperatura ambiente en el curso de un mismo día son muy significativas. Por otra parte en la altura existe una mayor sequedad del aire, con un aumento moderado del grado de humedad en las estaciones de lluvia. Finalmente en la altura existe una mayor cantidad de radiaciones solares no ionizantes, especialmente de las radiaciones ultravioleta.

Composición del aire

El aire ambiente tiene la misma composición, a cualquier altura sobre el nivel del mar. Su composición es la siguiente :

Oxígeno 21.00%
Anhidrido carbónico 0.03%
Nitrógeno 78.97%

Presión de oxigeno en el aire ambiente

Los seres vivos requerimos utilizar el oxígeno del aire ambiente para mantener la vida. La presión de oxígeno que existe en el aire depende de la presión barométrica que existe en el ambiente (Fig. 1). Esta presión barométrica o atmosférica está directamente relacionada con la altura a la que nos encontramos, así a nivel del mar la presión barométrica es de 760 milímetros de mercurio (mm Hg), mientrás que en la zona central de La Paz oscila alrededor de 500 milímetros de mercurio (Fig. 2).

La presíon de oxígeno en el aire ambiente es el producto de la concentración de oxígeno en el aire ambiente (21%) y la presión barométrica (Fig. 3).

Por ello las diferencias de presión de oxígeno en el aire ambiente, entre los lugares ubicados a nivel del mar (PB : 760 mm Hg) y la ciudad de La Paz (PB : 495 mm Hg) son las siguientes :

Nivel del mar 0.021 X 760= 159 mm Hg
La Paz 0.021 X 500= 105 mmHg

Significando que a nivel del mar, las personas respiran un aire que ingresa a su organismo con una mayor presión que la que existe en la ciudad de La Paz . Esta menor presión de oxígeno ambiental en la altura se conoce con el nombre de hipoxia hipobárica.

La presión del oxígeno en el aire ambiente tiene una gran importancia, pués la cantidad de oxígeno que es transportado por la sangre a todas las células del organismo, depende de ella.
A nivel del mar la sangre se satura de oxígeno en un 95 a 97%, en alturas como las de La Paz la sangre se satura de oxígeno en un 90%, asegurándose así un adecuado aporte de este gas vital a todas las células (Fig. 4)

Exposición del organismo a las grandes alturas

Cuando el organismo humano es sometido a una exposición a la altura, se ponen en marcha sistemas reguladores que se oponen a la perturbación del equilibrio del medio interno, utilizando el margen de funcionamiento de diferentes órganos. La eficacia de los sistemas reguladores es estrictamente individual.

Cuando una persona del nivel del mar llega a la altura, se presentan dos posibilidades : o bien ella se aclimata normalmente o tiene dificultades para aclimatarse.

La aclimatación es un proceso fisiológico que se inicia inmediatamente ante la exposición a la altura y se caracteriza fundamentalmente por un aumento de la frecuencia respiratoria (número de veces por minuto, que la persona inhala y exala aire) para mantener la adecuada oxigenación de la sangre, un incremento de la frecuencia cardiaca para asegurar el transporte de oxígeno hacia las células y, posteriormente un incremento de glóbulos rojos en la sangre. Estas manifestaciones mayores están acompañadas por una serie de ajustes que el organismo efectua en sus funciones para responder adecuadamente a la menor presión de oxígeno en el aire ambiente. Los ajustes funcionales, en la mayoría de los casos pasan desapercibidos, pero en algunas personas pueden manifestarse, en éstas los síntomas se inician entre las 4 a 8 horas de su llegada a la altura, tienen un punto máximo entre las 24 y 36 horas, desapareciendo, en algunos casos, con medidas muy simples, entre las 72 a 96 horas de la llegada a la altura.

La falta de aclimatación se presenta en un número reducido de personas, especialmente sensibles a la hipoxia hipobárica o con antecedentes de patología cuyos síntomas o signos se magnifican en la altura. De una manera general existen conocidos factores favorecedores o predisponentes para la falta de aclimatación, ellos son :

  • Sensibilidad individual
  • Ascenso rápido
  • Edad entre 14 y 18 años
  • Hiposensibilidad al estímulo hipoxia
  • Obesidad (Hirata 1989, Kayser 1990, Carrillion, 1990)
  • Tabaco (Juega un rol mínimo)
  • Enfermedades broncopulmonares agudas y crónicas
  • Enfermedades cardíacas

En algunos casos de falta de aclimatación a la altura se presentan manifestaciones mas o menos importantes y en estos casos se habla del MAL AGUDO DE MONTAÑA (MAM) que puede presentar complicaciones, algunas simples y de fácil tratamiento y otras un poco mas severas que requieren medidas especiales de tratamiento. Así se conocen 3 grados de MAM :

1. Ligero
2. Moderado
3. Intenso

Estos grados están dados por la presencia de uno o varios síntomas o signos clínicos que han sido ponderados entre 1 y 3 puntos (Milledge, 1988 ; Richalet, 1989) :
Síntomas equivalentes a un punto :

  • Cefaleas (Dolor de cabeza)
  • Nauseas o anorexia (Ausencia de apetito)
  • Insomnio
  • Vértigos

Síntomas o signos equivalentes a dos puntos :

  • Cefaleas resistentes a la aspirina
  • Vómitos

Síntomas o signos equivalentes a tres puntos :

  • Disnea de reposo (Dificultad respiratoria)
  • Fatiga anormal o muy intensa
  • Disminución de la diuresis (cantidad de orina )

Si bien en el pasado los cuadros de las complicaciones mas severas de la falta de aclimatación (Edema Agudo Pulmonar de Altura, Edema Cerebral) constituían patologías graves, en la actualidad con el avance de la ciencia y la tecnología, los cuadros de Edema Agudo Pulmonar pueden ser tratados facilmente, por el contrario los casos de Edema Cerebral constituyen una indicación inmediata de traslado inmediato del paciente a alturas mas bajas.

Medidas aconsejables para el personal que será destinado a trabajar en grandes alturas (a partir de 3000 m.)

Las personas que por primera vez se someterán a la hipoxia hipobárica deben pasar un exámen médico y funcional en sus lugares de origen. En especial se recomiendan los siguientes estudios :
Hemograma
Radiografía de tórax
Estudios funcionales respiratorios (Curva flujo- volumen, Gasometría arterial, Test de sensibilidad a la hipoxia)
Electrocardiograma
Los resultados permitirán al médico autorizar o no el viaje a la altura, o determinar otras medidas.

Para quienes sea autorizado el viaje, se recomienda que los resultados de estos exámenes, incluyendo un resumen clínico, sean portados por los interesados durante su estadía en la altura.

La administración de ACETAZOLAMIDA es aconsejable en una dosis correspondiente a 400 miligramos por día , dividida en dos tomas, que deberá ser administrada un día antes del viaje, durante el viaje y los dos primeros días de estadía en la altura. Se especifica que este producto no debe ser sustituído por cualquier otro diurético, pués el efecto que se busca es el de acidificante de la sangre y no un aumento de la diuresis.
Es recomendable que las personas guarden medidas de abrigo al llegar al aereopuerto, en especial si el arrivo se produce en horas de la noche o de la madrugada.
El día de la llegada no es aconsejable efectuar esfuerzos físicos intensos, recomendándose una actividad relativa aún cuando es preferente un reposo de por lo menos 12 horas. Asimismo se recomienda no consumir bebidas alcohólicas, café, té o chocolate, estos productos tienen una acción estimuladora de la respiración, situación que debe evitarse durante el período agudo de aclimatación. Los primeros días de estadía en la altura deben evitarse las comidas copiosas y en especial durante la cena deben evitarse los alimentos con rico contenido en hidratos de carbono (pastas, patatas, pan blanco etc.). Algunas personas, independientemente de la altura, son particularmente sensibles a los cambios de alimentación, por ello se recomienda que durante los primeros días se traten de mantener los hábitos alimenticios y se evite vegetales crudos en puestos callejeros.
En caso de presentarse cefaleas, es recomendable la administración de ácido acetil salicílico (Aspirina), hasta 1.5 gramos por día.
La mayoría de los hoteles cuentan con oxígeno. En caso de cefaleas intensas que no ceden a la administración de aspirina y que van acompañadas de nauseas o vómitos, es recomendable utilizar oxígeno en forma intermitente, hasta la llegada de un médico. En la mayoría de los casos, estos signos que se presentan durante las primeras horas de estadía en la altura, desaparecen a la sola administración de oxígeno y no se repiten. En todo caso, el criterio de un médico especialista está indicado.
Para todos los recién llegados, es recomendable un control médico y funcional, similar al realizado en sus lugares de origen, durante el período comprendido entre el 4o. y 7o. día de llegada a la altura para detectar anormalidades. Para el efecto se recomienda llevar consigo los resultados de los exámenes en los lugares de origen, a fin de permitir una comparación de los obtenidos en la altura.
Como en cualquier altura se recomienda un control anual de salud que contemple además del hemograma, la exploración funcional respiratoria y el electrocardiograma.
En el caso de niños en edad escolar y en los que no se puede controlar absolutamente la ingesta de alimentos o golosinas, es aconsejable la administración de vacunas para fiebre tifoidea y hepatitis en sus lugares de origen. Se remarca que este aspecto no tiene ninguna relación con la altura.
Algunas actitudes como viajes a lugares turísticos situados en alturas mayores y en los que no existen centros médicos de primer nivel, deben evitarse durante los primeros días de residencia en la altura
Es importante remarcar que las molestias por falta de aclimatación se presentan durante los tres primeros días de estadía en la altura. Molestias posteriores pueden tener otros orígenes, independientes de la altura y deben ser indagadas por los especialistas correspondientes.

Algunos conceptos populares referentes a la vida en la altura

Es frecuente que algunas personas manifiesten que el hecho de vivir en la altura produce una hipertensión arterial. Este concepto es errado, numerosos estudios han demostrado que la presión arterial sistémica (a la que se refiere la población ) no se eleva en la altura, los habitantes permanentes de la altura tienen presiones arteriales sistémicas mas bajas que las encontradas en sus similares del nivel del mar. Se remarca que en la altura, por las condiciones de la hipoxia hipobárica la presión arterial pulmonar se encuentra elevada en relación a la que existe a nivel del mar, pero esta presión sólo puede ser medida por métodos especializados. La hipertensión arterial pulmonar puede tambien encontrarse elevada por causas patológicas a nivel del mar. La presión arterial pulmonar no guarda relación con la presión arterial sistémica.
Popularmente se cree que para llegar a la altura o durante los primeros días deben utilizarse diuréticos. Esta medida no es aconsejable y solo en casos especiales (personas con patología cardíaca o renal) la indicación acompañada de otras, debe partir del médico tratante.
Algunas personas creen que las vacunas administradas a niños o adultos no tienen el mismo efecto que a nivel del mar. Este concepto es errado, pués el efecto de las vacunas es similar a cualquier altura. Los esquemas de vacunación son los utilizados universalmente y en el medio existen todas las vacunas para enfermedades transmisibles.
Existen algunos productos medicamentosos que se han hecho populares entre los viajeros a la altura. Se aconseja no utilizar ningún producto que no haya sido expresamente indicado por personal médico.

Preguntas y respuestas frecuentes

1. Es la ciudad de La Paz un lugar de destino riesgoso para extranjeros que cumplen misiones por un período de 2 a 6 años y que después regresan a otras ciudades donde la altura no es un lugar de preocupación ?
R. La ciudad de La Paz, recibe anualmente miles de turistas y personal asignado a trabajo temporal por períodos variables. Excepto para los casos de una hipersensibilidad a la hipoxia hipobárica o de patología cardio- pulmonar previa, no detectada en sus lugares de origen, La Paz como cualquier otra ciudad ubicada en grandes alturas, no significa riesgo alguno. Para las personas que se han aclimatado adecuadamente y por tanto desarrollan sus actividades sin problemas, el retorno a tierras bajas no constituye ningún problema.
2.
Consideran Uds. Que los funcionarios de misiones extranjeras debiesen cada año ausentarse a sus países de origen, u otros países, en viaje de descanso y recuperación ?

R. El descanso es un derecho que está normado en cada país. En Bolivia por ley se establecen vacaciones anuales para los trabajadores activos. El hecho de residir en la altura no exige un período mayor de vacaciones, sin embargo deberá considerarse la situación de expatriación que, sin relación directa con la altura y de acuerdo a ciertas legislaciones determina un período mayor de vacaciones.
3.
Cuales serían los principales riesgos para la salud de las personas extranjeras que por primera vez han tenido que trabajar en una ciudad ubicada a mas de 3000 metros de altura sobre el nivel del mar ?

R. Los riesgos para las personas extranjeras o nacionales son los mismos y dependen de la respuesta individual ante la exposición a la altura. En el texto se han descrito los factores favorecedores y predisponentes para una falta de aclimatación. Los estudios clínico funcionales realizados en los lugares de origen, pueden orientar al médico para detectar la hipersensibilidad a la hipoxia hipobárica (Test de sensibilidad a la
hipoxia) o la presencia de patología que puede agravarse durante la estadía en la altura. En casos extremadamente raros y a pesar de resultados que autoricen el viaje a la altura, puede presentarse una falta de aclimatación. En estas circunstancias descritas en el texto ( Signos y síntomas equivalentes a 4 a 6 puntos) se impone la determinación de un médico especilista en problemas de altura.
4.
Consideran Uds. Que los extranjeros que cumplen misiones en la ciudad de La Paz debiesen realizarse exámenes médicos periódicos ? Con qué frecuencia ?

R. Se remarca que como a cualquier altura un exámen médico funcional anual es aconsejable.
5.
Existen otros factores climáticos en la ciudad de La Paz que deben tomarse en consideración como eventuales riesgos para la salud de las personas que cumplen misiones internacionales en este lugar de destino ?

R. En el texto se ha descrito la mayor sequedad del aire, por tanto es frecuente que los recién llegados presenten epistaxis (hemorragía nasal) y en especial las personas que ya en sus lugares de origen presentaban este problema. En estos casos la humidificación de ambientes, en especial de dormitorios, es aconsejable particularmente en la temporada de invierno. Esta humidificación se puede realizar con vaporizadores caseros que son utilizados por unas dos horas antes de que las personas inicien su período de sueño. En caso de persistencia del problema, será necesario acudir al especialista en otorrinolaringología. Algunas personas pueden tener mayor sensibilidad a la exposición a los rayos solares, en estos casos es aconsejable la utilización de protectores.